Avisar de contenido inadecuado

Sentidos en El Blog de Sexo

Expand

El cinturón de castidad otro juguete más

CB metálico

El cinturón de castidad era un instrumento de represión en forma de braga de hierro que iba cerrado con un candado, el cual se dice que se obligaba a poner a algunas mujeres en la Edad Media, para evitar infidelidades.

Algunas fuentes citan que esto no es la realidad, sino que el cinturón de castidad surgió mucho después, más o menos en el Renacimiento. Otras lo enfocan como método dirigido para monjes y adolescentes para no masturbarse. O bien en época de acuartelamiento de soldados, era muy efectivo para que las mujeres evitaran la violación. Incluso en el siglo XVIII y XIX se tenía como cura para proteger el pene de enfermedades venéreas.

Hoy en dia su uso es bien diferente, se ha convertido en un juguete sexual que aunque aún es desconocido y poco habitual, cada vez es más reclamado.

CB mujerLos cinturones de castidad o chastity belts  CB son muy utilizados como objeto de sumisión en prácticas de BDSM, y es una herramienta muy efectiva para que el am@ decida cuando su esclav@ puede sentir el placer de tener relaciones sexuales.

Es un instrumento tanto utilizado por hombres como por mujeres, puede crear situaciones llenas de morbo y sumisión, poniendo en práctica la privacidad de sentidos en la zona genital.

Expand

El placer de la privación de sentidos

En el ámbito sexual, cualquier sensación o percepción que tenemos viene dada por alguno de nuestros 5 sentidos. Juegan un papel básico para estimular nuestro cuerpo y hacernos llegar a sentir placeres indescriptibles.

Esposada en látexSabiendo esto, ¿que pasa si nos privamos de algún sentido? ¿dejaremos de sentir placer o hará que se acentuen más nuestros otros sentidos?

Como pasa en otros aspectos de nuestra  vida cotidiana, cuando nos privan de alguno de nuestros sentidos básicos, la primera reacción que solemos tener es la necesidad de recuperarlo.

En el sexo pasa lo mismo, si nos privan de alguno de ellos, normalmente hace que nuestro grado de excitación aumente notablemente ya que tenemos un deseo mucho más fuerte a utilizar ese sentido.

En nuestras relaciones sexuales los estímulos y sensaciones para alcanzar el placer que buscamos, vienen a través de los sentidos: notar a la otra persona acariciándola, saborear sus besos y su cuerpo, escuchar como gime, se excita y te susurra cosas, ver sus caras de placer, su cuerpo, el morbo de la situación y poder notar su aroma o el olor de su cuerpo.

El conjunto de todas estas percepciones son las que nos hacen llegar al grado de excitación más alto y alcanzar el orgasmo.