Avisar de contenido inadecuado

Juguetes Bdsm en El Blog de Sexo

Expand

Juguetes BDSM caseros

Ya hemos hablado en varias ocasiones de los diferentes tipos de prácticas que podemos encontrar dentro del mundo BDSM y algunos de los juguetes o instrumentos que utilizan.

La mayoría de estos instrumentos suelen tener precios bastante elevados y es difícil encontrarlos en tiendas físicas donde los vendan y más en España.

Spanking

Este es uno de los motivos por los que amantes de este tipo de prácticas, deciden utilizar su ingenio e imaginación,  para construirse sus propios juguetes caseros o bien utilizan artículos del día a día que les pueden hacer la misma función.

Otro motivo para probar los  juguetes caseros es por el morbo que puede provocar utilizar un objeto de forma sexual cuando no está pensado para ello.

Vamos a ver algunas ideas para construirte tu propio juguete casero de bdsm según la práctica de la que se trate:

1.  Si eres un amante del spanking, seguro que te viene a la mente más de un objeto que podrías utilizar para ello.Collar de perro

  • Un cepillo de pelo de madera
  •  Una cuchara de madera
  • Una zapatilla
  •  Para los más atrevidos una bara de bambú.
  • Una pala de ping pong
  • Un cinturón de cuero

2.  Momificación, para aquellos a los que os gusta la inmovilización de este tipo, seguro que se os han pasado varias ideas por la cabeza, como por ejemplo:

  • Film transparante (el mismo que se utilizar para los alimentos)
  • Precinto  o cinta americana(utilizando por ejemplo una maya de cuerpo entero para no irritar la piel)

3.   Para amordazar hay muchas opciones:

  • un pañuelo, media o cualquier tipo de prenda que pueda ser útil para ello.
  • meter un calcetín en la boca.
  • Puedes construirte tu propia mordaza con una tira de goma elástica gruesa y una pelota de práctica de golf, que son iguales pero huecas por dentro o incluso una pelota de goma que puedas agujerear.
  • Puedes utilizar un anillo para el pene acoplándole dos tiras de cuero en los laterales para poderlo atar y dejar la boca abierta.
  • comprar el típico bocado que llevan los caballos.